En verde

Las principales marcas del sector apuestan por la sostenibilidad

Sostenibilidad y respeto por el medio ambiente. Son conceptos que desde hace tiempo forman parte de nuestro vocabulario diario. Todas nuestras acciones, incluso las más cotidianas, tienen un impacto en nuestro entorno, también cuando escalamos. Nos encanta disfrutar de las actividades al aire libre y nos gusta hacerlo de una manera responsable. En el mundo de la escalada hay multitud de proyectos que cumplen este propósito. Te presentamos algunos que nos han inspirado:

Foto: La Sportiva

La Sportiva: Economía circular al pie de las Dolomitas

La Sportiva es una empresa líder a nivel mundial en la producción de pies de gato y calzado de alta montaña, que ha entrado también en el sector del esquí de montaña y en el de ropa técnica deportiva. Fundada el 1928 en Tesero (Trento), todavía se ubica en el fascinante entorno medioambiental de Val di Fiemme, un valle al pie de las Dolomitas, patrimonio de la humanidad. Esta localización siempre ha traído consigo una responsabilidad social y ambiental que se respira en la cultura empresarial.

“Para La Sportiva, ser sostenible significa ante todo recoger un legado, el de la montaña que nos rodea, y transmitir la misma pasión a los demás: invertir en soluciones ecológicas y calidad de producto, tanto en el lugar de trabajo como en el proceso productivo.” – cuenta Lorenzo Delladio, CEO y presidente, en La Sportiva Sustainability Report

Proteger y apoyar la economía local es uno de los valores base de la empresa. Otro valor clave del ADN sostenible de La Sportiva es la economía circular. Con el objetivo de mantener el valor de los productos, materiales y recursos durante el mayor tiempo posible, la compañía fundó, en 2012, una red de resolers, encargados de sustituir las suelas de los pies de gato o de las botas de montaña de la marca para evitar la compra de un nuevo producto. Esta red se ha ido ensanchando por toda Europa y ha operado ya en 10 mercados diferentes, contribuyendo a una reducción del 15% de los productos de desecho (2018 vs 2016).

Foto: Andy Earl – Black Diamond

Black Diamond: Minimize your impact – la gran campaña de los pequeños gestos

No es un secreto que la escalada resulta, en muchos casos, un problema para las comunidades y los territorios en donde se practica. Ser responsable y respetuoso con el medio ambiente también está en los pequeños gestos y hábitos de cada escalador y Black Diamond ha tenido esto en cuenta con su proyecto Minimize your impact, lanzado en 2020. El objetivo de la iniciativa es compartir buenas prácticas con la comunidad, para que todos los aficionados a la escalada tomen conciencia del entorno y ayuden a conservarlo. Esta campaña pretende difundirse a través de redes sociales, en donde algunos atletas ya comparten sus buenos hábitos en su perfil de Instagram usando el hashtag #minimizeyourimpact.

Pero la sostenibilidad en Black Diamond va más allá de una campaña. Cuando hablamos de Black Diamond, nos referimos a una de las marcas referentes en los deportes de escalada y de nieve. Fundada en Utah en 1989, es hoy en día una marca mundialmente conocida por sus valores de calidad y sostenibilidad. Su extensa política de sostenibilidad demuestra su compromiso como empresa.

Patagonia: La rebeldía sostenible

Más de una vez definida como la marca de ropa técnica más sostenible, Patagonia no podía faltar en nuestra lista. Pionera en el discurso de la sostenibilidad y sobre todo del activismo, pretende utilizar los recursos que tiene, su voz, su negocio y su comunidad para actuar sobre la crisis climática.

Son innumerables las iniciativas de Patagonia: “desde apoyar a los jóvenes que luchan contra la extracción de petróleo hasta demandar al ex-presidente Trump”. Todas ellas con el objetivo de tomar medidas sobre los problemas ambientales más urgentes que enfrenta nuestro mundo. El programa de reparación de ropa usada, Worn Wear, es una de ellas. El proyecto invita a los clientes a traer sus piezas de ropa usadas a las tiendas con el objetivo de prolongar la vida útil de los productos. En 2015 realizaron más de 50.000 reparaciones.

Bajo el lema “we are in business to save our planet”, las iniciativas de Patagonia también son famosas por la rebeldía hacia la cultura del consumo. Un buen ejemplo de ello es la campaña viral llamada “No compre esta chaqueta”: La publicación más comentada del New York Times durante el Black Friday del año 2011 fue la de “Don’t buy this jacket” de Patagonia, en la cual la marca pedía a sus clientes que se lo pensaran dos veces antes de adquirir sus productos. “Publicamos el anuncio en el Times porque es el periódico nacional más importante. Publicaremos el anuncio durante el Black Friday, que inicia la temporada navideña minorista. Deberíamos ser el único minorista del país que pedía a la gente que comprase menos en Black Friday”.

Por otro lado, la decisión empresarial que tomó la empresa en 1985 tampoco deja indiferentes: Patagonia comprometió el 1% de las ventas a la preservación y restauración del medio ambiente natural. Lo llaman su impuesto autoimpuesto, 1% for the planet, que destina a apoyar a organizaciones ambientales sin fines de lucro que trabajan para defender el aire, la tierra y el agua en todo el mundo.

¿Pero cómo une Patagonia el mundo del outdoor y del deporte (que es su área de negocio), con el activismo sostenible? Con el proyecto Global Sport Activists®, que reúne a conocidos atletas, alpinistas, escaladores… para que conciencien a su comunidad de seguidores. La difusión de los valores éticos también se refleja en sus documentales propios sobre sostenibilidad y deportes, o en las historias que escriben en la web en secciones divididas por disciplina, como en el caso de la escalada.

PATAGONIA SE HA DEFINIDO MÁS DE UNA VEZ COMO LA MARCA DE ROPA TÉCNICA MÁS SOSTENIBLE. ES PIONERA EN EL DISCURSO DE LA SOSTENIBILIDAD Y SOBRE TODO DEL ACTIVISMO

Eldelrid: ¿y el metal, qué? – un nuevo paso hacia la sostenibilidad

Los valores de calidad y trabajo bien hecho definen a Eldelrid y a sus cuatro áreas de negocio – deporte, seguridad, soluciones para el consumidor y parques de aventura – en la comunidad de los deportes de montaña. Dentro del área de deporte, fabrica todo tipo de equipamiento de escalada: arneses, cuerdas, cascos, ropa, mosquetones, crashpads, entre otros.

Con una historia que se remonta al año 1863, la marca alemana no podía pasar desapercibida en su trayectoria hacia la sostenibilidad, que como bien expresan en su manifiesto sostenible, es un valor céntrico de la visión de la empresa.

Su reputación como empresa sostenible nació con la obtención del certificado BLUESIGN® (Eldelrid fue la primera fabricante de cuerdas en adquirirlo en 2009), y se formalizó en 2016 con el lanzamiento de la primera cuerda hecha con hilos sobrantes de producción o este mismo 2021 con la creación de la primera cuerda dinámica hecha con cuerdas recicladas. Así, en lo que a cuerdas se refiere, la sostenibilidad queda cubierta. Pero como la propia marca defiende, “hay una multitud de formas de producir tejidos sostenibles, pero los problemas son evidentes cuando se trata de metales”. Y es aquí donde Eldelrid supera expectativas. El objetivo de fabricar mosquetones, cintas, aseguradores y poleas sostenibles fue sin duda un interesante desafío, el llamado Steel Story. Eldelrid empezó a utilizar acero en estos productos, que se utilizan junto con cuerdas al escalar, en las zonas en donde hay contacto con la cuerda:

El acero resistente evita el desgaste prematuro por fricción de la cuerda y, por lo tanto, no solo hace que el equipo de escalada sea duradero, sino que también prolonga la vida útil de las cuerdas.

Sierra Climbing: la proximidad en cada pieza

Salimos del panorama internacional para dirigirnos a Barcelona nos encontramos con Sierra Climbing, una empresa que se define como #consciousclimbing creada por escaladores y para escaladores. Bajo un prisma de consumo minimalista y cuidando todos los detalles que necesita un escalador, Sierra Climbing hace a mano todos sus productos #madeinbarcelona, utilizando materiales locales, tintas ecológicas, y envases 100% reciclables y compostables.

Lo que nos gusta de Sierra Climbing es su visión y objetivo de visualizar el armario de un escalador sólo con aquello que realmente necesita. Ni más, ni menos. Un mundo minimalista y consciente. Para ello Sierra Climbing ofrece ropa, magneseras, magnesio y cinta.

“Sierra Climbing busca un consumo consciente en el sentido de que las personas tengan sólo aquello que realmente creen que le darán un uso, lo cuidarán y cuando sea necesario lo repararan o nosotros lo repararemos. Es una marca de escalada consciente que intenta, en la medida de lo posible, que las materias sean recicladas, los envases 100% reciclables y todo de proximidad. Esta es la política de Sierra Climbing, desde la fabricación hasta el pie de la vía” nos cuenta Mikel, fundador y director de Sierra Climbing.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!